19 de junio de 2015

ME LO JUEGO TODO!! La Granja, Samurai Sword, Timeline

La Granja
Los jugadores crean una granja ampliando sus campos y almacenes para así conseguir recursos (olivas, trigo, uvas y cerdos) y utilizarlos para alcanzar los ansiados puntos de victoria. Que básicamente se consiguen mandándolos al mercado central en carretas o colocándolos en uno de los mercados específicos que rodean el mercado central. Dos caminos diferentes que conforman una premisa sencilla.
Lo que más destacaría de La Granja es el fantástico uso que se hace de las cartas. Cada una puede utilizarse para 4 cosas diferentes: campos de cultivo, oficio/trabajador, carreta/encargo y por último espacio para los cerdos/ingresos.
Esto hace que el juego sea tremendamente versátil y le da una importancia total a la adquisición de cartas. Además las combinaciones y posibilidades que aporta cada carta al usarse como oficio/trabajador son tremendas, se pueden tener hasta un máximo de 3 oficios instalados, con sus beneficios correspondientes. Lo dicho, posibilidades y combinaciones a raudales.
En La Granja se enlazan muchas mecánicas extraídas directamente de otros juegos, lejos de parecer un "Frankenstein" nos encontramos una experiencia de juego fluida y divertida. El minijuego del mercado central podría ser perfectamente un juego abstracto por sí mismo, nuestros cerdos procrean del mismo modo que los animales en Agricola, el orden de turno se resuelve en un track como en tantos juegos de Feld, el uso de las cartas recuerda a Gloria a Roma. Así podríamos seguir mencionando las mecánicas de este juego.
La interacción está presente gracias al mercado central en donde puedes hacer mucho daño y raspar bastantes puntos en momentos determinados. Pero en poco más podremos influir en las estrategias de los rivales, así que la sensación de solitario se palpa bastante algo que se acentúa con el echo de que los pvs sean ocultos.
Esto tiene sus dos extremos, por un lado mantiene la tensión y emoción en la partida pero por otro juegas un poco a ciegas sin saber a ciencia cierta si vas bien o no. Personalmente prefiero que la puntuación sea publica al menos parcialmente. Aún así no lo veo como algo negativo, y es que las puntuaciones finales son bastante ajustadas. Nosotros terminamos con 65, 63, 62 y 60 puntos, ajustadísimo!!
Como conclusión La Granja me parece un eurogame bastante majo y bien parido, con suficientes posibilidades como para que cada partida resulte diferente. Los oficios y las 6 losetas de beneficio que pueden conseguirse dan para bastantes tipos de estrategias y maneras de jugar. Una gran opción si estáis buscando un buen eurogame de peso medio-alto.

Si no lo he dicho nunca lo hago ahora, odio el Bang!… con todas mis fuerzas. Por este motivo veía con muy malos ojos este Samurai Sword, ya que está directamente basado en la mecánica del Bang!. Por suerte en este juego han arreglado el gran defecto de poder ser eliminado de la partida rápidamente.
Los jugadores reciben un rol (que será oculto), samurai, ninja, shogun (este rol se coloca a la vista), ronin. Los ninjas puntuarán juntos al final, el shogun y los samurais también y el pobre ronin puntuará el solito (aunque tiene un importante multiplicador de puntos para el final). A parte de esto los jugadores reciben una carta de personaje que indicarán su cantidad de vitalidad y la habilidad permanente de la que gozarán toda la partida.
El objetivo es tener más puntos de victoria que los demás, pero depende del rol que tengas puntuarás junto a otros jugadores o en solitario.
El juego funciona a través de un motor de cartas, en tu turno robas dos cartas del mazo y juegas todas las cartas que quieras, excepto cartas rojas (armas) que solo puedes usar una (a no ser que tengas un efecto que permite usar más). Las cartas permiten hacer efectos inmediatos (amarillas) y efectos permanentes (azules).
El objetivo es atacar a los rivales pero además descubrir el rol de cada uno. Ya que si eres ninja y atacas a otro ninja estaréis haciendo el tonto. Cuando un jugador pierde toda su vitalidad le entrega un punto de victoria al jugador que le ha asestado el golpe de gracia. Por lo tanto el juego trata de darse de tortas para robar puntos de victoria a los jugadores que no pertenecen a tu "grupo". El ronin, por ejemplo, puntuará el solo, de este modo intentará dar el golpe de gracia a cualquier jugador sin importar el rol. Por el contrario el shogun y los samurais deben tener cuidado de no atacarse entre sí.
Aclarar que al final de cada ronda todos reponen por completo la vitalidad de sus personajes, y que si un personaje pierde toda su vida se vuelve inmune a los ataques lo que quede de ronda. Una forma sencilla y muy efectiva de solucionar el gran defecto del Bang!, la eliminación de jugadores.
El juego sin llegar a entusiasmarme me ha parecido divertido, y el tema de los roles ocultos siempre da mucho juego al faroleo y las desconfianzas. Lo que pasa que sigue adoleciendo de una de las cosas que menos me gustan del Bang!, tu turno se resume a lanzar todo lo que tengas en tu mano, reservando para el momento oportuno las cartas de "parada" (anulan el ataque de un jugador). Es decir, es muy simplón en cuanto a decisiones y acciones a ejecutar. Además la duración debería ser un poco menor, en las últimas rondas decayó un poco el ritmo y se vieron algunos resoplidos.
De todas formas gracias a su ambientación y temática, su sencillez y alto rango de jugadores (hasta 7) es una gran opción en reuniones y ambientes familiares. No está mal.

Filler de cartas tontísimo y al que podría estar jugando durante horas, es terminar una partida y estar montando otra.
Los jugadores crearán una línea del tiempo en donde habrá que situar cronológicamente eventos y hechos históricos de muy diversa índole.
Aclaración: Las cartas representan un acontecimiento, en una cara tenemos la fecha en la que sucedió, en la otra cara solo vemos la ilustración y la descripción del acontecimiento.
El setup es rapidísimo, se coloca una carta en el centro de la mesa con la fecha a la vista, esta es la carta que inicia la línea del tiempo. 
Cada jugador recibe 5 cartas que colocará frente a él, a la vista de todos pero sin la fecha a la vista. Estas son las cartas que el jugador deberá intentar situar correctamente en la línea temporal que se creará poco a poco en el centro de la mesa. A jugar!!
En su turno el jugador elige una de sus cartas, elige en que posición de la línea temporal cree que sucedió, cuando lo haya decidido voltea su carta para comprobar que la fecha encaja cronológicamente. Si lo consigue le toca al siguiente jugador, si falla la carta se descarta y roba una nueva carta del mazo. El primer jugador que se quede sin cartas gana la partida. Fácil, adictivo y barato.
Timeline es un juego muy tontuno pero que nunca falla gracias a que activa estupendamente esa curiosidad que todos llevamos dentro. Es un pequeño reto deducir con nuestros conocimientos o nuestra deducción donde encaja cada carta. Además la dificultad es progresiva, al principio es bastante fácil pero a medida que las fechas se van apretando la cosa se pone cuesta arriba, y ahí es cuando más te pica. Es cierto que a veces te salen cartas bastante fáciles, pero se arregla con una revancha. Las partidas duran entre 10 y 20 minutos a lo sumo.
Otro acierto es el rango de jugadores, hasta 8 creo recordar y no creo que haya problema en aumentar este número.
El punto negativo lo encontramos en la rejugabilidad, poco más de 100 cartas se pueden quedar cortas en varias partidas. Por suerte hay un buen puñado de versiones centradas en diferentes temáticas, hay un Timeline sobre cine y música, otro sobre descubrimientos etc. Y lo mejor de todo es que se pueden mezclar sin ningún problema. A golpe de 10 euros le volverás a dar vida.
Un juego perfecto para viajes, grandes reuniones y con un altísimo factor educativo. Aprender y divertirse pueden ir perfectamente de la mano :)
¿Alguien se anima a echarme un cable y hacer uno sobre juegos de mesa? ;)

Hasta otra semanica, sayonara beibis!!

2 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo con tus comentarios sobre el Timeline. Mira que es tontuno, y a veces cuando lo veo en la estantería pienso: jo#r, en qué juego más tontuno me gasté el dinero. Pero lo cierto es que cuando lo saco siempre nos lo pasamos bomba. Y con muggles funciona muy bien. Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Opino parecido sobre el Samurai, mucho mdjor que el Bang porque no se eliminan jugadores, pero sigje siendo demasiado sencillo, todo azar y sin estrategia apenas.
    En cuanto a La Granja, lo que más me gustó fueron laz cartas, me encantan las mecánicas con cartas que sirven para más de una cosa, rollo Race For the Galaxy. Sin embargo los euros solitarios me aburren cada vez más y tiendo a subastas o colocación espacial si puedo elegir.
    El timeline no lo he catado, a ver si alguien se lo trae al Continental un día!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...