8 de julio de 2015

ME LO JUEGO TODO!! Buzz it!, Star Realms, Pantheon

Buzz it!
Party con la capacidad de divertir a todo tipo de personas.
El jugador activo coge una de las cartas y la lee en secreto. En ella hay dos opciones a elegir, el jugador puede utilizar una o simplemente inventarse otra, podrá proponer el reto que desee. "Cosas que no harías delante de tu madre" por ejemplo. Al decirlo en voz alta el jugador inicia un cronómetro (incluido en el juego), el jugador a su derecha deberá dar un ejemplo de lo propuesto en el reto, si tarda mucho en pensar el cronómetro saltará y el jugador perderá un punto. Si dice algo dentro del tiempo, se pasa al siguiente jugador que deberá dar un ejemplo diferente y válido. La validez de las respuestas corre a cargo del jugador que propuso el reto.
Cuando alguien falla, el jugador que propone reto será el siguiente en sentido horario.
Así de simple y chorra es Buzz it!, y funciona estupendamente. Si tenéis ganas de cachondeo es vuestro juego, y si se acompaña con un poco de alcohol puede ser un descojone.
El rango de jugadores es infinito y la rejugabilidad también, pues aunque trae muchas cartas los retos pueden ser inventados e improvisados.
Si te gustan los "party" este es sin duda un imprescindible.


Robert Dougherty y Darwin Kastle se sacan de la manga en 2014 este adictivo deckbuilding en donde dos jugadores se enfrentan utilizando cartas de temática espacial.
Dominion es uno de mis juegos preferidos. En su día lo vicié muchísimo y quizás sea por esto que Star Realms ha entrado en mi "ludopatía" por la puerta grande.
Gran culpa de ello la tiene la aplicación que hay para Ipad, últimamente lo estoy viciando de lo lindo en las tardes muertas de verano.
El juego tiene todas las características de un deckbuilding. Ambos jugadores empiezan con las mismas cartas, y en el centro de la mesa se colocan 5 del mazo general y una pila de cartas "Explorer" (una carta que cuesta 2 de oro y que aporta 2 de oro para comprar), estas cartas pueden ser compradas por los jugadores.
En su turno el jugador roba 5 cartas del mazo y las puede jugar todas, sin limitación, a lo bestia. Los "recursos" que pueden aportar las cartas son de tres tipos:
Dinero (trade), con el que compras cartas del centro de la mesa, las cuales van conformando tu mazo y estrategia (la base de todo "deckbuilding").
Puntos de ataque (combat), que gastarás para hacer daño a tu rival, es decir, para restarle puntos de vida (authority) y vencer si los bajas a "0".
Vida (authority), si tu rival reduce a cero tu vida pierdes la partida. Hay cartas que restauran estos puntos.
El juego consiste en ir mermando la vida de tu rival acumulando puntos de ataque, para esto necesitarás cartas que aporten dinero para conseguir cartas más poderosas y que comben entre sí para ejecutar turnos brutales.
El juego engloba dos tipos de cartas:
Naves espaciales: se juegan en tu turno y se van al mazo de descarte.
Estaciones espaciales: se colocan en tu zona de juego (a un lado) y permanecen ahí hasta que tu rival las destruya. Cada estación espacial tiene un valor de defensa, si el rival consume los puntos de ataque suficientes podrá devolver la estación espacial al mazo de descarte del rival. Estas cartas son muy útiles, ya que mientras permanezcan en juego activan todo tipo de efectos beneficiosos. Evita que tu rival acumule muchas de estas cartas o la partida se te pondrá cuesta arriba.
Por otro lado, todas las cartas se dividen en 4 facciones diferentes, diferenciadas por un color y un icono:
Azules (cruz): se centran en aportar dinero y en regenerar la vida (athority).
Verdes (infinito): meten ostias como panes, poco más que decir.
Rojas (rueda dentada): también meten muchas leches, pero además ayudan a eliminar cartas de tu mazo, para quitar morralla y hacer tu mazo más eficiente.
Amarillas (estrella): aportan dinero y puntos de combate, además molestan al rival haciendo que descarte cartas. Yo diría que son perfectas como apoyo.
¿Y que sentido tiene dividirlas en facciones? Pues para la otra mecánica que le dá una chicha tremenda al juego, las acciones extra.
Cada carta realiza una acción principal, pero además da la opción de ejecutar una acción extra si juegas otra carta perteneciente a la misma facción. Esto hace que durante la partida intentes centrarte en conseguir cartas de una única facción, o combinar varias. Os aseguro que tiene muchas posibilidades, y no olvidéis que las estaciones espaciales que bajéis a mesa aumentan más los efectos adicionales de vuestro turno de juego.
Concluyendo, Star Realms es un verdadero vicio para dos jugadores. Las partidas se suceden una detrás de otra y para redondear más el asunto el juego se vende a la irrisoria cifra de 15 euros. Y si no queréis arriesgados os podéis bajar la demo en ios o android y comprobar por vosotros mismos si os gusta o no.
Además ya hay varias expansiones (muy baratas también) que añaden nuevas cartas y posibilidades de juego.
Si te gustan los juegos de cartas y los deckbuilding ya estas tardando en darle un tiento, quizás la única pega es que en versión digital es mucho más cómodo de jugar que en físico.
Un deckbuilding muy recomendable.

Bernd Brunnhoffer (del que hablé en profundidad aquí) ha publicado hasta el momento 3 juegos de mesa como diseñador íntegro. Este Pantheon es el que me faltaba por catar. Su otros dos diseños (Stone Age y Saint Petersburg) me encantan, por eso mismo tenía muchas ganas de comprobar si mantiene el nivel con este diseño. Por ahora con una sola partida puedo decir que el juego es muy redondo y mantiene la calidad de sus otros dos juegos, me divertí mucho jugándolo.
En Pantheon combina las mecánicas de conexión de rutas, gestión de cartas y set collection. Es curioso comprobar como cada uno de sus diseños tiene una mecánica central diferente pero que coinciden en el uso del set collection, fetichismo??
A lo largo de 6 épocas (rondas) los jugadores irán creando rutas desde una ciudad hasta casillas de columna y de bonus. El mapeado es una malla hexagonal con 8 ciudades repartidas en 8 hexágonos, en cada partida 2 de estas ciudades (naciones) no serán utilizadas. Además ganarán el favor de poderosos dioses y semidioses, sin olvidar que deberán ofrecer sacrificios de 4 tipos diferentes (el set collection).
Por lo tanto en cada ronda viviremos el apogeo y decadencia de 1 de las 8 naciones del tablero: Roma, Egipto, Iberia etc.
En su turno el jugador puede hacer una acción de entre 4 posibles:
- Mover: crear una ruta partiendo desde la nación jugada en esta ronda. El objetivo es llegar hasta hexágonos de bonos (muy suculentos) y hexágonos de columnas (colocar columnas es una de las estrategias del juego). No hace falta decir que aquí la interacción está muy presente. Bloqueos y esas cositas.
Añadir que esta fase será ejecutada por TODOS los jugadores, así que piensa muy bien cuando ejecutarla, probablemente beneficies a tus rivales.
- Comprar: haciendo uso de monedas (cartas) puedes comprar determinadas cosas, es una acción muy interesante pues pagando puedes ejecutar movimientos similares a la acción anterior "mover", comprar columnas, losetas de tributo etc.
- Ganar el favor de un dios: aquí entra en juego el set collection. En cada época aparecen tantos dioses como jugadores más uno. Aportan efectos muy potentes, algunos son inmediatos y otros permanentes, para toda la partida. Para conseguirlos debes tener sets de cartas o losetas determinados (hay 4 tipos diferentes de iconos que serán exigidos por cada dios).
Cuando un jugador gana el favor de un dios gana tantos puntos como la ronda en la que se está.
Conseguir dioses es muy importante y abre muchas posibilidades estratégicas.
- Robar 3 cartas: del mazo o de las cuatro cartas que siempre hay a la vista. El uso de las cartas es imprescindible, es gran parte del motor del juego. Con las cartas coleccionarás iconos para conseguir dioses, conseguirás dinero para comprar y cartas de "paso" para poder hacer acciones de "movimiento" más potentes.
Y poco más, cuando todos los dioses de una época o las losetas de bonos del tablero se terminan se acaba la época (ronda) y se pasa a la época siguiente con el surgimiento de una nueva nación.
Entre la ronda 3 y 4 y al final del juego se ejecuta una puntuación especial. En donde se puntúan las columnas situadas por cada jugador en el tablero y los puntos aportados por los semidioses de cada jugador. El jugador con más puntos gana la partida.
A grosso modo esto es Pantheon. Me ha parecido un juego con bastante personalidad, sencillo de reglas una vez entendido y que me ha dejado muchas ganas de seguir jugándolo. Un "Bernd Brunnhofer" en toda regla del que no tengo ni idea porqué pasó tan desapercibido. Cierto es que no inventa nada nuevo, pero está bien pensado y engranado.
La interacción está muy presente en todo momento y tiene esa tensión características en los juegos de este hombre. No se que tal irá a 2 jugadores, no creo que esté pensado para ese número ya que el mapa se quedará muy grande y habrá pocos bloqueos.
La duración una vez dominado está muy ajustada, no excede los 90 minutos y hay épocas (rondas) que se pasan en un plis. La opción de forzar el final de época es todo un puntazo y le da un toque estratégico muy interesante.
Las vías para puntuar parecen equilibradas, aunque creo que hay que intentar ir a todo, tanto a dioses, como a construir columnas como a conseguir semidioses. Los dos jugadores que quedamos en cabeza seguimos esta estrategia y al final se dio una diferencia de tan solo 3 pvs. Muy ajustado.
Por otro lado me gustan mucho los juegos en los que te vas montando un motor estratégico, y gracias a la adquisición de dioses, losetas de bonos y losetas de sacrificio se aporta una experiencia de juego con la personalización suficiente como para resultar rejugable. Es divertido y satisfactorio montarte el "chiringuito".
En definitiva un juego muy "Hans im Glück" que me ha sorprendido por el echo de que no esperaba gran cosa de él. Cuando le demos lo suficiente haremos una reseña que creo que se lo merece. Muy buen juego de peso medio.

Y hasta aquí llegamos, sayonara beibis!!

2 comentarios:

  1. Pantheon me gustó mucho, aunque se queda lejos del nivel de Stone Age o Saint Peterburg. Como dices, buen juego medio que, si vas sin grandes expectativas, entra muy bien. Ahora, mejor que no te digan que el autor es el mismo que el de los dos juegos anteriores, que si no el hype puede jugar una mala pasada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no lo veo tan lejos de estos dos, como digo lo veo al mismo nivel pero como suele pasar, pasó sin pena ni gloria. El diseño esta muy bien encajado, turnos ágiles y suficientes opciones como para ser divertido.
      Le pasa igual que a sus dos hermanos, no es para sacarlos todos los dias pero de vez en cuando apetece mucho jugarlos.
      Un saludetee

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...